10 de las canciones más difíciles de tocar en la batería (con videos)

mike portnoy

Si buscas canciones realmente difíciles de tocar en la batería, sigue leyendo este texto. Aprender a tocar estas canciones aumentará tus habilidades y al mismo tiempo te divertirás mucho en el proceso.

Es genial escuchar la batería en canciones que tienen tanto una combinación de buen gusto como una gran complejidad. Es incluso mejor ser capaz de tocarlas.

Este artículo explora algunas de las canciones de varios géneros que se consideran las más difíciles y exigentes de tocar. Sin embargo, si te esfuerzas lo suficiente, puedes ser capaz de tocarlas con relativa facilidad.

Nota: este artículo NO pretende ser una guía absoluta de las canciones más difíciles de tocar en la batería. Por supuesto que hay muchas otras canciones difíciles de tocar. La dificultad de una canción es también algo muy subjetivo para cualquier instrumento musical.

1. Dance of Eternity – Dream Theater

Una auténtica maravilla sonora en el género del metal progresivo es el tema “Dance of Eternity” de Dream Theater. La parte difícil de la canción es el uso de numerosas variaciones de cifras de compás ya que Mike Portnoy y compañía no se adhieren al 4/4 tradicional.

La pista tiene muchos compases complejos, lo que hace que sea una tarea desalentadora para muchos bateristas. Ahora bien, Dance of Eternity no tiene una alta velocidad, ni ritmos ni redobles excesivos. Pero la complejidad de la canción yace en sus cambios de métrica y el movimiento fluido a lo largo de estos cambios sin que haya una repetición notoria.

Aquí hay dos enlaces de video que te pueden ayudar, uno de los cuales es una versión de Dance of Eternity en la batería y el otro presenta a Mike Portnoy mostrando los diferentes compases irregulares.

2. La Villa Strangiato – Rush

El tema por excelencia del género rock “La Villa Strangiato” de Rush es un perfecto fruto del amor de una extraordinaria guitarra, un bajo y una batería brillante. El riff de bajo y guitarra seguido por el asalto de unas poderosas percusiones bajo el hábil mando de Neil Peart es un verdadero punto de referencia en la historia del rock. La pista es un viaje en espiral de varias métricas irregulares, una velocidad impresionante, descargas y ritmos.

La precisión y los controles meticulosos junto con los detalles técnicos hacen de la canción un reto serio. “La Villa Strangiato” es el epítome de la habilidad instrumental de Rush.

3. Moby Dick – Led Zeppelin

“Moby Dick” es una pista que te asalta sensorialmente los oídos a la vez que te lleva a través de las emociones de la angustia y el placer. Aprender a tocar esta canción puede dejarte frustrado y arrancándote el pelo. Sin embargo, ¿qué es un desafío si no te empuja fuera de tu zona de confort? “Moby Dick” de Zeppelin solo presenta a los miembros de la banda al principio y al final, mientras que el resto de la canción es la interpretación magistral del baterista John Bonham.

La parte de la batería solista constituye una muestra de 15 minutos de duración de pura precisión rítmica y un complejo patrón de ritmos a una velocidad asombrosa.

El brillante y casi irreal trabajo de pies y manos de Bonham en este solo es algo que debería ser un hito a alcanzar por los aspirantes a baterista.

La energía, la pasión que emana esta pista de rock pesado y la brillante maestría de Bonham, incluyendo su interpretación de dos minutos y medio con las manos, es uno de los mejores y más brillantes momentos de la música.

4. Ticks and Leeches – Tool

En pocas palabras, la sección de batería de “Ticks and Leeches” del baterista estrella de Tool, Danny Carrey, es una extravagancia técnica y un gran desafío.

La canción está en su mayoría en un 7/4 con semicorcheas a gran velocidad, lo que la convierte en una curva de aprendizaje para los aspirantes a batería. Las secciones de la batería empiezan despacio y gradualmente se van incrementando hasta alcanzar la velocidad del rayo, con polirritmias y patrones sincopados entre manos y pies.

Esto requiere resistencia y habilidades para aprovechar los patrones polirrítmicos y tocar con precisión en las métricas irregulares.

5. Bleed – Meshuggah

“Bleed” es una propuesta de metal progresivo de la banda sueca Meshuggah que ofrece un patrón de batería que altera la mente de sus oyentes.

Aunque la canción está en 4/4. La velocidad del doble pedal de Tom Haake es una experiencia completamente eufórica.

Las intrincados polirritmias, el trabajo de pies extremadamente exigente y la resistencia para tocar esta locura sonora definitivamente es el sueño de todo baterista.

Tom Haake es una bestia en la batería debido a su extremo control de las extremidades y a la increíblemente alta velocidad de la batería en esta pista.

6. Goliath – The Mars Volta

Extremadamente ruidosa e intensa, la canción de Mars Volta “Goliat” es una interpretación roquera impactante. La canción incluye patrones de batería pesados y contundentes y ritmos de doble pedal casi tan violentos que te dejarán aturdido tras escucharla.

Su fuerte sonido y múltiples ritmos llenos de métricas compuestas y cambiantes, hacen de este tema una experiencia de aprendizaje indiscutible.

7. Sedation Deprivation – Nerve

Ya sean la técnica, los redobles, la velocidad deslumbrante, las polirritmias intensas, los controles dinámicos épicos o los contratiempos, esta canción tiene todos los elementos que convierten a un tema en un reto difícil de tocar o de practicar. “Sedation Deprivation” es una pista que a primera vista parece fácil de abordar dada su fluidez sin esfuerzo.

Sin embargo, es una amalgama de elementos intrincados que la hacen extremadamente difícil de perfeccionar. Es una pista magistralmente hipnótica e hipnotizante, en la que el bombo y el redoblante brillan con exuberancia sin asaltar los oídos pero con suficientes golpes sutiles para sacudir los sentidos.

8. The Violation – Flesh God Apocalypse

Una oda perfecta al género death metal con influencias sinfónicas, “The Violation” es un rompecabezas serio. El tema presenta una poderosa interpretación de batería sin devorar la esencia de las guitarras y los instrumentos sinfónicos bajo su rugiente asalto sensorial.

El baterista de esta épica secuencia es Franco Paoli, quien con su doble pedal y sus ritmos implacables te sorprenderá, ya que sabe exactamente cuándo contener la batería y cuándo soltarla. El doble pedal, los elementos orquestales y los ritmos explosivos a velocidad supersónica hacen que esta pista sea extremadamente difícil.

9. A Night in Tunisia – Art Blakey and The Jazz Messengers

Como pioneros del estilo Hard Bop en el género del Jazz, el tema de Art Blakey “A Night in Tunisia” es una de las secciones de batería más refinadas y complejas.

Este grandioso tema por excelencia tiene un solo de batería brillantemente estructurado que se mueve y fluye sin esfuerzo a través de la pista con gran precisión y control. Los controlados pero exuberantes y joviales golpes de baterpia Art Blakey son una muestra de la verdadera esencia del Jazz.

10. Sing, Sing, Sing – Gene Krupa

Gene Krupa cambió por sí solo la imagen de la batería en el género del Jazz. Más que un instrumento que mantiene el tempo, Krupa trajo resplandor y extravagancia en la batería. “Sing, Sing, Sing” es el testamento definitivo de la destreza de Gene en la batería con una humilde batería de 4 piezas. Su fuerza en los tom-toms, el redoblante y los platillos le añaden un toque perfecto a la canción.

Además, el extenso solo de batería de Gene le añade un swing extremadamente poderoso y alegre a la pista. Esta canción servirá como una gran curva de aprendizaje para los aspirantes a batería, ya que Gene Krupa tiene una gran influencia en los artistas de muchos géneros, como Keith Moon, John Bonham y Buddy Rich, que lo nombran como una de sus inspiraciones.

¿Qué hace que una canción sea difícil de tocar en la batería?

Los factores que hacen difícil a una canción de batería son bastante subjetivos, ya que lo que puede ser difícil para un artista puede ser pan comido para otro, dadas sus habilidades.

Sin embargo, hay algunos detalles técnicos y criterios sobre los cuales la canción sería considerada difícil de tocar.

Los compases más comunes son de 4/4 pero muchas canciones difíciles incluyen compases irregulares. Las canciones desafiantes pueden incluir varios cambios de métrica de compás.

Otro aspecto de las canciones difíciles son las polirritmias, es decir, aquellas donde se tocan varios ritmos con un tempo similar y que pueden ser difíciles de tocar al mismo tiempo.

Algunas de las canciones consideradas difíciles y legendarias son las que se tocan con redobles y ritmos únicos junto con una velocidad y golpes increíbles.

Además de los factores técnicos, el determinante más importante de las canciones consideradas como difíciles son la precisión, el control y la ejecución rítmica que debe lograr el baterista.

Conclusión

Los temas mencionados anteriormente presentan una combinación de velocidad rápida, polirritmias y compases compuestos de estos legendarios bateristas en varios géneros como el rock, el rock progresivo, el heavy metal y el jazz.

Pueden parecer intimidantes y frustrantes en este momento, pero esta selección de canciones te llevará a los límites de la creatividad y a un profundo conocimiento de la batería. Por lo tanto, si estás dispuesto a desarrollar tu destreza en la batería, aprender a tocar estos complejos temas, sin duda alguna, te ayudará.

Imagen destacada cortesía de: Rodrigo Della Fávera from Rio de Janeiro, Brasil / CC BY

Deja un comentario